Blog Espiritual

4 entradas

Blog espiritual para ir avanzando en todos los sentidos, dejándonos guiar siempre desde la luz y siendo un poco más conscientes de todo.

Los libros ocultos de la alquimia

Si quieres… puedes || Ley de la atracción

Creo que muchos de vosotros habréis escuchado eso de “Si quieres… puedes”, ¿verdad?

Y además más de uno lo ha podido comprobar por sí mismos. No sólo a la hora de hacer algo, (como aprobar un examen, o saltar un poco más lejos, o correr más km cada semana)…

Eso es un tipo de “Ley de atracción” o de “Lo que crees, creas”.

 

¿Qué es la ley de la atracción?

Pues bien La Ley de la atracción es una de las leyes universales para comprender que todo lo que pensemos o creamos mentalmente, se acaba cumpliendo.

Suena un poco a cuento chino, pero, lo podemos comprobar nosotros mismos haciendo un ejercicio mental muy fácil.

Mira por un momento al pasado y piensa en las cosas más importantes para tí, aquello que anhelabas de pequeño, o ahora de adulto. ¿Tienes realmente lo que soñabas?

Ese videojuego, esa bicicleta, ese móvil, ese coche, esa persona que amas o ese animal…

Muchas de las cosas que querías, se te han cumplido, ¿verdad?

Pues podríamos decir que así funciona “La Ley de la atracción”, según nuestros pensamientos, sentimientos, vibraciones que produzcamos vendrá a nosotros todo eso.

¿Cómo llevar a cabo la Ley de la atracción?

No es fácil, lo sé… no es querer una casa nueva y de la noche a la mañana “puff” ¡apareció! Es más complicado que todo eso, pero, no imposible.

Cómo bien explico en mi otro artículo “Las 12 leyes universales” todo está relacionado entre sí, y conociendo las 12 Leyes, y llevándolas a cabo notaremos un cambio en nuestras vidas.

El conocerlas, no sólo te dispondrá ante una nueva vida más cómoda, relajada y llena de plenitud. También deberemos tener paciencia y constancia, no es algo que se pueda aprender en poco tiempo.

La ley de la atracción junto con las demás te brindarán muchos beneficios, por eso, mucha gente que desea llevar a cabo ésta ley, fracasa.

Porque se concentra sólo en lo quiere, sin dar nada a cambio, todo es energía, y toda la energía que das, se te devuelve.

¿Realmente funciona?

Bien, es una buena pregunta que debe ser respondida con total sinceridad, desde mi punto de vista, te puedo asegurar que sí.

Hace poco que empecé a investigar sobre todo lo relacionado con el tema espiritual, desde el uso de las gemas y piedras preciosas, a leer libros sobre espiritualidad, también magia…y con ello aprendí que ya desde muy pequeña llevé a cabo las leyes del universo sin saberlo, y me funcionaron muy bien.

Bien es cierto, que hubo cosas que no me gustaron, que yo no las pedí. Pero, como todo está relacionado, incluso la gente de tu alrededor a veces interfiere en tus deseos. Al fin y al cabo somos todos energías.

Para terminar, me gustaría que vierais este vídeo tan interesante sobre Las 12 Leyes Espirituales o del Universo, en el que explica todo lo mencionado anteriormente con más amplitud.

 

 

 

Wu Wei el arte de no hacer nada

Los 10 ladrones de energía por el Dalai Lama

¿Quieres conocer quiénes son los 10 ladrones de energía por el Dalai Lama? El cual nos enseña que a través de las energías de cada persona nos puede robar nuestra energía de distintas maneras.

 

El Dalai Lama, líder espiritual del budismo tibetano. Que, aunque no practiques el budismo, sus mensajes llenos de sabiduría, te harán reflexionar y aprender acerca de muchas cosas en la vida.

Esta entrada la quiero dedicar al gran líder espiritual, ya que gracias a él y sus enseñanzas podremos llevar a cabo una serie de observaciones y acciones en nuestra vida cotidiana, que harán que tengamos los ojos más abiertos que antes.

Aprenderemos a identificar los ladrones de tu energía y así poder evitar en cierta manera, todo aquello que nos hace sentir bajos enérgicamente.

Los 10 Ladrones de tu energía Vital

1. Los que se quejan por todo

  • Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente.

Seguro que todos tenemos alguien que no hace más que quejarse, que para ellos son todo problemas y no existe la manera de encontrar la solución.

Si conocéis a alguien así, escapar, escapar lo más lejos posible y no miréis atrás. Ya que, la gente no cambia y tú no eres un almacén de basura, sólo deja entrar aquellas personas que a pesar de las circunstancias, sigan viendo el lado bueno de las cosas.

2. Las deudas

  •   Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.

Éste es un punto difícil pero no imposible, (por los tiempos que corren), pero, como dice el refrán “quien paga descansa”, y es totalmente cierto, ya que evitarás las preocupaciones y angustias de no poder devolver el dinero a tiempo. O por el lado contrario, si te deben a ti, estarás pendiente demasiado tiempo por el momento del cobro. Así es como se nos va agotando la energía también, por eso evita en la medida de lo posible deber o que te deban dinero.

3. Las Promesas no cumplidas

  • Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.

Está claro que cuando haces una promesa y no la puedes cumplir, luego tus sentimientos se tornan negativos y te sientes mal, por eso, siempre es mejor pensar bien antes de hacerla…lo más sabio sino vas a poder cumplir dicha promesa, es decir que NO. La honestidad es mejor que una promesa incumplida.

4. No te sobrecargues

  • Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

Si te es posible delegar aquellas tareas que no te gusta hacer, para así poder hacer las que realmente te gustan hará que estés en mejor equilibrio armónico. Porque serán más los momentos de felicidad de tu vida… y al estar más feliz te llenas más de energía positiva, y eso se transmite también.

5. Descansos

  •  Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

Aunque sean 10 minutos cada vez que lo necesites, lo que más me funciona a mí, es estar en una habitación sola sin distracciones, escuchando tu música preferida o simplemente descansando tu mente… Créeme que funciona, y hace que te sientas mucho mejor y puedas seguir con el resto de tareas.

6. Una buena organización

  • Tira, recoge y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

Según el Feng-Shui nos enseña que el revoltijo en la casa genera depresión y fatiga. Creas o no en el arte del feng shui, existe absolutamente una relación directa entre una casa desordenada y la depresión.

Por un momento, mira a tu alrededor, ¿ves que algo no encaja?¿varios objetos antiguos, rotos o dañados? Tíralos, tener un hogar equilibrado y sencillo, es mejor que un hogar lleno de objetos que ya no usamos, vajilla dañada… un sinfín de cosas inservibles que perturban nuestra paz silenciosamente.

7. La Salud

  •  Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

Está claro que en los momentos que no puedes más pero, deberías o sigues queriendo hacer, no puedes hacer mucho. Porque estar cansado no te hace más eficaz,  en ese momento de cansancio procura descansar y cuando hayas descansado, retoma las tareas. Lo harás mucho mejor.

8. Enfrentarte a lo tóxico

  • Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

Tender a evitar las circunstancias complicadas en tu vida es natural. Sin embargo, es nocivo para nuestra energía. A pesar de los miedos o las preocupaciones, no hay nada más sano que pasar a la acción e intentar revertir aquello que no nos hace bien.

9. Aceptar

  •  Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

Si al ver que una situación, por más que lo intentes no cambia, párate y piensa por un momento, ¿conseguiré acabar con el problema? lo más seguro, sea que no.

Así que, te aconsejo que no sigas peleando más por esa situación, simplemente acepta que ya no merece más la pena gastar más energía en ello y déjalo. (Será lo mejor)

10. Perdonar

  • Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.

No hay fuerza más poderosa que el perdón, ni ladrón de energía más grande que el rencor.

 Perdonar es un acto de amor no sólo con los demás, sino con nosotros mismos. Deja ir aquello que te hizo mal, ya que es tu propia elección: si seguir sufriendo por aquello que te hicieron o dejar ir ese recuerdo y ese dolor.

 

Fractales

Las 12 leyes del Universo que debes conocer

Las Leyes Universales o Las 12 leyes del universo, más adelante os dejo una lista de todas ellas para que todos podamos llevarlas a la práctica y llevar la vida que deseamos.

 

TODOS SOMOS ENERGÍA Y LAS LEYES UNIVERSALES LO DEMUESTRAN

Desde que el ser humano habitó la tierra hace tan sólo 23.000 años, según fueron evolucionando se dieron cuenta de que no estaban solos en la Tierra, sino que al guiarse por las estrellas, constelaciones, por la luna, y demás fueron aprendiendo a usar esas energías para cosechar, celebrar fiestas, el cambio de las mareas…

Las 12 leyes del Universo nos enseña, (podemos creer o no) a que todo en la vida tiene su sentido, que todos tenemos nuestro destino y de como generando nosotros nuestra energía el Universo nos la devuelve.

Podemos llevarlo a la práctica y probar, estamos en constantes cambios siempre, nunca hay nada que esté quieto (ni las plantas) todo en esta vida fluye, todo evoluciona, y todo tiene su poder aquí en la Tierra y en el Universo.

Te invito a que leas las leyes, y pienses un poco en cada una de ellas.

Reflexiona un poco acerca de todo aquello que te ha pasado en la vida y podrás ver, si aplicando estas leyes, puedes cambiar aspectos en tu vida.

 

1. La Gran Ley: “Lo que siembres, es lo que cosecharás”

 

Esta es la más conocida de todas las leyes del Karma. La explicación simple de la Gran Ley es: nuestro pensamiento y las acciones tienen consecuencias, buenas o malas. Si deseamos la paz, el amor, la armonía, la prosperidad, etc. Debemos estar dispuestos a actuar en consecuencia.

Esto también se conoce como la “Ley de Causa y Efecto”. Además, la energía (pensamiento, acción) que ponemos en el mundo tiene una consecuencia, inmediata o no.

Recuerda la popular frase: “El que siembra vientos, cosecha tempestades”. ¿Qué quieres cosechar tú?

2. La Ley de la Creación: “Lo que deseamos llega a través de nuestra participación.”

 

La vida que vemos a nuestro alrededor fue creado por las intenciones de una persona. Como somos uno con el universo, nuestras intenciones determinan la evolución de la creación. Ya que lo que nos rodeamos se convierte en parte de nosotros, y es que la vida requiere de tu activa participación. Para tener la vida que quieres, deberás trabajar duro.

3. La Ley de la Humildad: “Lo que te niegas a aceptar, te va a seguir ocurriendo.”

 

La aceptación es una virtud casi universal en muchos sistemas de creencias. En pocas palabras, hay que aceptar primero las circunstancias actuales, con el fin de cambiarlas.

Al centrarse en lo negativo en lugar de hacer cambios para hacer frente a lo negativo, nos estamos comprometiendo con un resultado de suma cero.

No te compares con otros pensando si eres más dichoso o más desgraciado. Esa comparación no va a hacer que tu vida mejore o cambie. No te enorgullezcas porque eres más que nadie ni sientas envidia si te falta algo que los demás tienen. Recorre tu propio camino y acéptate a ti y a tus circunstancias sin fijarte en los demás.

4. La Ley de Crecimiento: “Nuestro propio crecimiento está por encima de cualquier circunstancia.”

 

La única cosa de la que tenemos control es sobre nosotros mismos. Nuestras acciones posteriores (o inacción) rendirán circunstancias positivas o negativas en nuestras vidas.

El verdadero cambio sólo se produce si hacemos el compromiso de cambiar lo que está en nuestro corazón.

5. Ley de la atracción

La más conocida de todas sin duda, la Ley de la atracción explica como todas las cosas tanto positivas como negativas vendrá a nosotros debido a la vibración o pensamientos nuestros.

6. La Ley de la Conexión: “Todo en el universo está conectado, tanto cosas grandes como pequeñas.”

 

Nuestro pasado, presente y futuro están todos conectados. Como tal, hay que poner trabajo en cambiar estas conexiones si deseamos algo diferente..

No hay nada de lo que hagas que sea intrascendente, cualquier cosa forma parte de un “todo” en el universo. Cada paso lleva al siguiente paso, y éste al siguiente paso y ningún paso es más importante que el otro. Todo y todos estamos conectados en pasado, presente y futuro.

Tus pensamientos, acciones y palabras tienen repercusiones y todas tienen su significado en un universo conectado. El lo que ahora llamamos “el efecto mariposa” de la teoría del caos que dice que “el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede desatar una tormenta en Nueva York”.

7. La Ley de trabajo: “Enfócate sólo en cosas positivas y en lo que quieres conseguir”

 

En relación con nuestro crecimiento espiritual, no podemos tener pensamientos o acciones negativas y esperar crecer espiritualmente. Debemos dirigir toda la atención para lograr cualquier tarea deseada.

8. La ley de la hospitalidad y dar: “Demostrando nuestras muestras de desinterés mostramos nuestras verdaderas intenciones.”

 

En pocas palabras: lo que decimos que creemos debe manifestarse en nuestras acciones. El desinterés es una virtud sólo si estamos acomodando algo distinto de nosotros mismos.

Sin carácter desinteresado, el verdadero crecimiento espiritual es casi imposible.

9. La Ley de Cambio: “La historia se repetirá a menos que cambies.”

 

El compromiso consciente con el cambio es el único método de influir en el pasado. La historia continuará a lo largo de un camino no constructivo hasta que las energías positivas dirijan a otro lugar.

10. La Ley de Aquí y Ahora: “El presente es todo lo que tenemos.”

 

Mirando hacia atrás con pesar, hacia adelante y sin sentido uno mismo se priva de una oportunidad actual. Viejos pensamientos y patrones de comportamiento niegan la presente oportunidad.

 

11. La Ley de la paciencia y la recompensa: “Nada de valor se crea sin una mentalidad paciente.”

 

Nuestros frutos son reclamados sólo a través de la paciencia y persistencia, nada más.

Los premios no son el resultado final. Es cierto que la alegría duradera proviene del conocimiento de hacer lo que es necesario en la anticipación de una recompensa que le corresponde que es bien merecido.

 

12. La Ley de la significación y de la inspiración: “La mejor recompensa es la que contribuye a la totalidad.”

 

El resultado final es de poco valor si deja poco o nada detrás.

La energía y las intenciones son componentes vitales que determinan el significado de un resultado final. Idealmente, el amor y la pasión encarnan los motivos de uno que resuelve dejar una impresión duradera en su conjunto.

Pon el corazón en todas tus acciones. Inspira con tus actos, pues hablan más fuertes que las palabras. Inspira a los demás con todo lo que hagas, porque cada cosa que haces no sólo tiene consecuencias en ti sino que forma parte de una totalidad.

No vivas con el piloto automático, sé fiel a ti mismo. Permítete ser vulnerable, porque solo puedes dejar huella si das todo de ti.

Cuenta siempre contigo

La Felicidad depende de nosotros mismos

La felicidad depende de nosotros mismos, muchos pensarán que no estoy en lo cierto y otros estarán de acuerdo conmigo, ya que cada uno entiende la felicidad a su manera.

 

¿Cómo encontrar la felicidad?

Empezaremos por el principio, ¿quienes de vosotros es feliz? una palabra tan simple y a la vez tan compleja para nuestro ser.

La felicidad es algo importante en nuestras vidas, pero no hay que buscarla, simplemente llega a nuestras vidas en los pequeños momentos que disfrutamos en el día a día.

Sí, porque ese sentimiento a veces tan deseado, no es algo sino que momentos que vivimos, la felicidad no está presente siempre en nosotros.

Al igual que el resto de sentimientos, como la rabia, la ira, el dolor…son pequeños momentos y los cuáles debemos aceptar y tal y como vinieron se irán.

 ¿Porqué es tan importante la felicidad para nosotros?

 

Porque es una sensación poco frecuente en nuestras vidas.

Es un sentimiento tan placentero, que siempre queremos más, como todo lo bueno de  la vida.

Por lo general, ser feliz significa sentirse satisfecho, alegre y tener la sensación de que la vida es significativa

Hay muchas razones por las que deseamos ser felices, y en muchos momentos lo somos, sólo debemos buscar.

Y mientras esperas lo que buscas…sé feliz con lo que tienes.

A lo largo de la historia, muchos pensadores han reflexionado sobre los secretos de la felicidad y cómo conseguirla.

Como dijo Buda Gautama “No hay un camino a la felicidad: la felicidad es el camino.”

Muchas veces nos obcecamos en llegar a la meta, en conseguir el trabajo deseado, en ganar un partido, en tener el coche que anhelamos, la casa de nuestros sueños… y es precisamente todo lo que hacemos para conseguirlo lo que aporta la felicidad.

Según el budismo, esta reside en las experiencias enriquecedoras que se viven para lograr un objetivo, ya que una vez se consigue lo que deseábamos la satisfacción es muy breve.

 

 

children 1807511 1920 1024x683 - La Felicidad depende de nosotros mismos

 

El arte de la felicidad, por el Dalai Lama

 

El Dalai Lama nos ofrece el mensaje sereno de un hombre que ha conquistado la paz interior. 


-¿Quieres conocer quiénes son los 10 Ladrones de energía? Por el Dalai Lama

En El arte de la felicidad el Dalai Lama nos ofrece el mensaje sereno de un hombre que ha conquistado la paz interior y sabe que la felicidad no es un don.

Sino, un arte que exige voluntad y práctica.

Lejos de las grandes teorías y muy cerca de las preocupaciones cotidianas de cada uno, de nuestros miedos y nuestros deseos.

El maestro se ha servido de la ayuda de un psiquiatra occidental para entregarnos unas palabras que nos orienten en la vida diaria.

Solo así seremos capaces de convertir el deber de vivir en el placer de sentirnos vivos en un mundo donde casi todo es posible, incluso la felicidad.