Fractales

Las 12 leyes del Universo que debes conocer

Las Leyes Universales o Las 12 leyes del universo, más adelante os dejo una lista de todas ellas para que todos podamos llevarlas a la práctica y llevar la vida que deseamos.

 

TODOS SOMOS ENERGÍA Y LAS LEYES UNIVERSALES LO DEMUESTRAN

Desde que el ser humano habitó la tierra hace tan sólo 23.000 años, según fueron evolucionando se dieron cuenta de que no estaban solos en la Tierra, sino que al guiarse por las estrellas, constelaciones, por la luna, y demás fueron aprendiendo a usar esas energías para cosechar, celebrar fiestas, el cambio de las mareas…

Las 12 leyes del Universo nos enseña, (podemos creer o no) a que todo en la vida tiene su sentido, que todos tenemos nuestro destino y de como generando nosotros nuestra energía el Universo nos la devuelve.

Podemos llevarlo a la práctica y probar, estamos en constantes cambios siempre, nunca hay nada que esté quieto (ni las plantas) todo en esta vida fluye, todo evoluciona, y todo tiene su poder aquí en la Tierra y en el Universo.

Te invito a que leas las leyes, y pienses un poco en cada una de ellas.

Reflexiona un poco acerca de todo aquello que te ha pasado en la vida y podrás ver, si aplicando estas leyes, puedes cambiar aspectos en tu vida.

 

1. La Gran Ley: “Lo que siembres, es lo que cosecharás”

 

Esta es la más conocida de todas las leyes del Karma. La explicación simple de la Gran Ley es: nuestro pensamiento y las acciones tienen consecuencias, buenas o malas. Si deseamos la paz, el amor, la armonía, la prosperidad, etc. Debemos estar dispuestos a actuar en consecuencia.

Esto también se conoce como la “Ley de Causa y Efecto”. Además, la energía (pensamiento, acción) que ponemos en el mundo tiene una consecuencia, inmediata o no.

Recuerda la popular frase: “El que siembra vientos, cosecha tempestades”. ¿Qué quieres cosechar tú?

2. La Ley de la Creación: “Lo que deseamos llega a través de nuestra participación.”

 

La vida que vemos a nuestro alrededor fue creado por las intenciones de una persona. Como somos uno con el universo, nuestras intenciones determinan la evolución de la creación. Ya que lo que nos rodeamos se convierte en parte de nosotros, y es que la vida requiere de tu activa participación. Para tener la vida que quieres, deberás trabajar duro.

3. La Ley de la Humildad: “Lo que te niegas a aceptar, te va a seguir ocurriendo.”

 

La aceptación es una virtud casi universal en muchos sistemas de creencias. En pocas palabras, hay que aceptar primero las circunstancias actuales, con el fin de cambiarlas.

Al centrarse en lo negativo en lugar de hacer cambios para hacer frente a lo negativo, nos estamos comprometiendo con un resultado de suma cero.

No te compares con otros pensando si eres más dichoso o más desgraciado. Esa comparación no va a hacer que tu vida mejore o cambie. No te enorgullezcas porque eres más que nadie ni sientas envidia si te falta algo que los demás tienen. Recorre tu propio camino y acéptate a ti y a tus circunstancias sin fijarte en los demás.

4. La Ley de Crecimiento: “Nuestro propio crecimiento está por encima de cualquier circunstancia.”

 

La única cosa de la que tenemos control es sobre nosotros mismos. Nuestras acciones posteriores (o inacción) rendirán circunstancias positivas o negativas en nuestras vidas.

El verdadero cambio sólo se produce si hacemos el compromiso de cambiar lo que está en nuestro corazón.

5. Ley de la atracción

La más conocida de todas sin duda, la Ley de la atracción explica como todas las cosas tanto positivas como negativas vendrá a nosotros debido a la vibración o pensamientos nuestros.

6. La Ley de la Conexión: “Todo en el universo está conectado, tanto cosas grandes como pequeñas.”

 

Nuestro pasado, presente y futuro están todos conectados. Como tal, hay que poner trabajo en cambiar estas conexiones si deseamos algo diferente..

No hay nada de lo que hagas que sea intrascendente, cualquier cosa forma parte de un “todo” en el universo. Cada paso lleva al siguiente paso, y éste al siguiente paso y ningún paso es más importante que el otro. Todo y todos estamos conectados en pasado, presente y futuro.

Tus pensamientos, acciones y palabras tienen repercusiones y todas tienen su significado en un universo conectado. El lo que ahora llamamos “el efecto mariposa” de la teoría del caos que dice que “el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede desatar una tormenta en Nueva York”.

7. La Ley de trabajo: “Enfócate sólo en cosas positivas y en lo que quieres conseguir”

 

En relación con nuestro crecimiento espiritual, no podemos tener pensamientos o acciones negativas y esperar crecer espiritualmente. Debemos dirigir toda la atención para lograr cualquier tarea deseada.

8. La ley de la hospitalidad y dar: “Demostrando nuestras muestras de desinterés mostramos nuestras verdaderas intenciones.”

 

En pocas palabras: lo que decimos que creemos debe manifestarse en nuestras acciones. El desinterés es una virtud sólo si estamos acomodando algo distinto de nosotros mismos.

Sin carácter desinteresado, el verdadero crecimiento espiritual es casi imposible.

9. La Ley de Cambio: “La historia se repetirá a menos que cambies.”

 

El compromiso consciente con el cambio es el único método de influir en el pasado. La historia continuará a lo largo de un camino no constructivo hasta que las energías positivas dirijan a otro lugar.

10. La Ley de Aquí y Ahora: “El presente es todo lo que tenemos.”

 

Mirando hacia atrás con pesar, hacia adelante y sin sentido uno mismo se priva de una oportunidad actual. Viejos pensamientos y patrones de comportamiento niegan la presente oportunidad.

 

11. La Ley de la paciencia y la recompensa: “Nada de valor se crea sin una mentalidad paciente.”

 

Nuestros frutos son reclamados sólo a través de la paciencia y persistencia, nada más.

Los premios no son el resultado final. Es cierto que la alegría duradera proviene del conocimiento de hacer lo que es necesario en la anticipación de una recompensa que le corresponde que es bien merecido.

 

12. La Ley de la significación y de la inspiración: “La mejor recompensa es la que contribuye a la totalidad.”

 

El resultado final es de poco valor si deja poco o nada detrás.

La energía y las intenciones son componentes vitales que determinan el significado de un resultado final. Idealmente, el amor y la pasión encarnan los motivos de uno que resuelve dejar una impresión duradera en su conjunto.

Pon el corazón en todas tus acciones. Inspira con tus actos, pues hablan más fuertes que las palabras. Inspira a los demás con todo lo que hagas, porque cada cosa que haces no sólo tiene consecuencias en ti sino que forma parte de una totalidad.

No vivas con el piloto automático, sé fiel a ti mismo. Permítete ser vulnerable, porque solo puedes dejar huella si das todo de ti.

Subscribe to our mailing list

* indicates required
A %d blogueros les gusta esto: